Cantabria vista desde otros ojos

No resulta extraño preguntar a cualquier cántabro sobre su tierra y que solo salgan de su boca palabras bonitas, es más, diría que lo extraño sería lo contrario. Además, podríamos añadir que, casi a ciencia cierta, se repetirían una serie de emblemas independientemente de la persona a la que preguntemos. Un cántabro siempre destacaría su costa, sus entornos naturales, su montaña, su gastronomía única, y un color como claro identificativo de la región: el VERDE. Pero ¿cómo se percibe Cantabria desde fuera? ¿Cómo ve nuestra región una persona proveniente de otro país? ¿Qué es lo que más les gusta y les llama la atención?

Todas estas preguntas nos las responde Charlotte, una alumna francesa de erasmus que cursa 3º de Comunicación audiovisual en la Universidad Europea del Atlántico. En ella nos cuenta cómo han sido estos meses, destacando aquellos lugares que más llamaron su atención, así como otros muchos que aún le quedan por ver.

¡Viajemos por Cantabria a través de los ojos de Charlotte!

Charlotte vive ahora en Santander capital, y reconoce no haber venido con ninguna expectativa previa en cuanto a lo que esperaba encontrarse en la ciudad. El principal motivo que le trajo hasta la capital cántabra fue el idioma y la gente. Ahora, después de 6 meses en ella, valora su estancia aquí como una experiencia positiva y define Santander como una ciudad muy bonita.

Charlotte nos habla de Cantabria como un lugar donde coexisten costa y montaña, entornos que ya ha podido visitar y entre los que destaca como su favorito la gran costa santanderina por su factor de estar abierta al océano. Aunque, reconoce que le gustaría hacer un recorrido por toda la costa cántabra de este a oeste y visitar los pueblos marítimos de pescadores, ya que el mar es algo que le encanta.

Por último, a pesar de pertenecer a un país vecino como es Francia, sí que encuentra algunas diferencias con respecto a la vida y el entorno Santanderino. Destaca la tendencia de la gente cántabra de pasear a cualquier hora del día por el paseo marítimo, siempre ve gente paseando por la playa y disfrutando de la costa y la brisa del norte, y eso le gusta. Además, compara la noche Santanderina con la de su país, refiriéndose a ésta como más joven y viva.

Charlotte se atreve también a hacer una recomendación a cualquier amigo, o persona de otro país que se plantee venir a conocer nuestra ciudad. Nadie se puede perder la costa cántabra, sus maravillosas vistas, sus playas, ideales para hacer surf, y el gran paseo a la orilla del mar.

 

Dejar una contestacion