Carlos Maldonado: “Cuando entré en Masterchef ya me imaginaba un futuro pegado a la cocina”

¿Esperabas que tuviese tanto éxito Fuera de Carta ya desde el primer programa?

R: No me esperaba para nada tanto éxito, sabía que iba a ser algo innovador. Había dos opciones: o podíamos “petarlo” o podía ser un fracaso. El Facebook Live en España todavía no lo tenemos mucho en nuestra vida cotidiana. En España somos de televisión, no de Internet todavía, ni cosas como el Periscope y demás.

Mucha modernidad para los españoles ¿verdad?

R: No, no, es simplemente que estamos más acostumbrados a la televisión. En Estados Unidos, programas que se hagan por Facebook Live hay muchísimos. En España vamos muy poquito a poco.

En la tercera edición de MasterChef fuiste el gran ganador del programa. ¿Te veías con posibilidades de triunfar desde un principio o llegar a la gran final?

R: Ni de coña tampoco, nunca te lo imaginas. Tú tienes que saber donde estas ¿no? Vienes de otro trabajo que no se parece en absoluto a lo que viene siendo la cocina. Aunque sabes algo de cocinar, no te imaginas ni que te vayan a coger. Porque por ejemplo a mi casting se presentaron más de 16.000 personas. Entonces, ¿por qué me van a coger a mí? Es lo que digo yo, cómo con tanta gente pueden escogerme a mí, pues eso, casualidad quizás, porque das el formato imagen, no cocinas tan mal… digo yo. (Risas)

Pasas de prueba en prueba y de repente te ves metido en el marrón de que vas a salir en la tele y que mañana vas a grabar el programa número uno.

¿Cómo fue trabajar durante todo el programa bajo las órdenes de Pepe, Samantha y Jordi?

R: Pues muy bien, fue todo un espectáculo (Risas) Toda una experiencia, no solo trabajas bajo sus órdenes, sino que hay más de 100 personas detrás de las cámaras y trabajas bajo la mirada de todos ellos. Son amigos, la verdad que pasan de ser unos trabajadores a ser unos compañeros y amigos.

Para nosotros es muy sencillo poner la televisión y ver a 15 chavales como nosotros, que son los protagonistas de MasterChef pero realmente los protagonistas son los de detrás, que son los que hacen que todo funcione y todo cuadre para que salga bien. Están cámaras, producción, audio, culinarios… Que son todos los que llevan el tema de la cocina y bueno, hay un montón de gente que hace posible el programa. Y trabajar bajo el mando de Jordi, Samantha y Pepe… “cojonudo” (Risas).

A partir de ganar el programa, pudimos verte junto a tu padre embarcados en un nuevo proyecto, Cocineros al volante. ¿Se te hizo muy diferente la experiencia comparada con MasterChef?

R: Si, si, Cocineros al volante con MasterChef sigue siendo televisión pero el formato del programa no tiene nada que ver. En este caso íbamos con una camioneta pequeñita viajando por toda España. Cada 3 días dormíamos en un sitio diferente e hicimos casi 4.000 Km en un mes. Es muy guay.

¿Cómo fue tener a tu padre trabajando contigo?

R: Mucho más fácil y llevadero todo. En MasterChef fue fácil porque no tenía a mis padres ni a mi hermana ni a mi novia, pero tenía a mis compañeros que eran los que hacían de madre, padre, hermana pero novia no (Risas).

Luego en Cocineros al volante, con mi padre lógicamente si tenía algún problema se lo contaba a él y al revés. Más que ir a ganar, íbamos en modo reivindicativo, ósea era un programa hecho para nosotros dos o especialmente hecho para mi padre que es vendedor ambulante y ahora mismo el Foodtruck es la venta ambulante moderna. Si, queríamos reivindicar la venta ambulante, que se liberasen las leyes externas siendo más sutiles y ligeras con el Foodtruck, que no somos delincuentes sino  vendedores ambulantes. Así que, qué mejor que llevar a mi padre que lleva 32 años metido en este tema vendiendo por las calles.

Todo el arte de cocinar y crear nuevas elaboraciones. ¿Era algo que siempre habías querido o fue una afición que llegó a lo largo de los años?

R: Bueno digamos que he sido un poco “capullo” en mi vida, he estado siempre un poco perdido. He andado siempre con un trabajo y luego en otro. Siempre he querido hacer mil cosas y luego no he hecho ninguna. Y el tema cocina siempre me ha encantado pero por una cosa o por otra, nunca lo había visto como una profesión, lo veía como algo divertido. Algo que hacía para desconectar, relajarme y convertirlo en mi profesión era algo que nunca había pensado. Realmente cuando entré en MasterChef ya me imaginaba un futuro pegado a la cocina, iba a cursos de cocina o al menos lo intentaba… (Risas). Iba cuando podía por temas de trabajos, iba poco a las clases pero cuando iba tenia las notas aprobadas y lo puedo enseñar (Risas).

¿Ha cambiado mucho tu vida desde que apareciste por primera vez en la televisión?

R: Ha cambiado muchísimo, ahora me llaman de la Universidad Europea del Atlántico en Santander preguntando por mi vida. Antes nunca me habíais llamado, me parece fatal que tenga que salir en MasterChef para que me llaméis (Risas). Si que ha cambiado muchísimo. Lo bueno que ha cambiado el tema profesional, mi vida personal sigue estando igual que como estaba antes. Sigo con mi chica, sigo con mis amigos y sigo con mi gente. No he cambiado en absoluto y ahora me puedo dedicar a lo que me gusta y tengo las puertas abiertas para embarcarme en muchos proyectos y crecer en lo que me gusta.

Fuente de la fotografía: EFE

Entrevista realizada por Clara Arnaiz García, Mónica Azpiazu Varona y Ángela Caloca Ruiz

Dejar una contestacion